miércoles, 8 de julio de 2009

Alex de la Iglesia

Hace a penas unas semanas, Alex de la Iglesia fue elegido Presidente de la Academia de Cine. He leído algunas de las muchas entrevistas que ha concedido últimamente y creo que dice cosas muy sensatas. Me cae bien y creo que puede aportar buenas ideas. Espero que tenga suerte en esta nueva actividad.

Pero lo que más me interesa comentar es su trayectoria como director de cine. Alex de la Iglesia fue uno de los cineastas que aportaron nuevos aires al cine español de los años 90. Su debut en el largometraje coincidió en el tiempo con el de otros directores como Enrique Urbizu, Juanma Bajo Ulloa o Julio Medem, formando un grupo ecléctico de nuevos nombres que aportaron frescura, nuevas ideas y un mayor contacto con el público joven.

Licenciado en Filosofía por la Universidad de Deusto, su filmografía bebe directamente de su admiración por el cine clásico y muestra claras referencias a Luís García Berlanga, el esperpento o “El extraño viaje” de Fernando Fernán Gómez. Los personajes de sus películas suelen ser perdedores a los que el director trata con tanta crueldad como ternura. Otra de sus características más distintivas es el cuidado visual que imprime en todas sus películas.

Antes de su primer largometraje, este director bilbaíno había trabajado como director artístico y dirigido su famoso cortometraje “Mirindas asesinas”, que ya daba cuenta del sentido del humor negro y violento característico de su cine.

Con ese bagaje, Pedro y Agustín Almodóvar produjeron su primer largometraje, “Acción mutante” (1992), comedia de ciencia ficción que llamó poderosamente la atención por su originalidad y descaro. Una historia disparatada y cáustica que se convirtió en un referente para los amantes de la serie B.

A partir de entonces y a lo largo de su trayectoria se ha ido rodeando de un equipo al que se irían sumando nombres habituales en su cine: el guionista Jorge Guerricaechevarría, el fotógrafo Kiko de la Rica, el músico Roque Baños o los intérpretes Alex Angulo, Terele Pávez, Sancho Gracia, María Asquerino, Manuel Tallafe, Leonor Watling, Ramón Barea o Enrique Villén, entre otros.

Tres años después “El día de la bestia” (1995) alcanzó un gran éxito de taquilla y catapultó a Alex de la Iglesia a una gran popularidad. Una historia apocalíptica y repleta de referencias satánicas, acción y humor negro que además de obtener el reconocimiento casi unánime de la crítica, ha permanecido como uno de los títulos más divertidos y atractivos del cine español de los 90.

Gracias a este éxito, se embarcó en su primer largometraje de encargo rodado en inglés, “Perdita Durango” (1997), un proyecto ambicioso y parcialmente fallido protagonizado por Javier Bardem y Rosie Pérez. Dos años después consigue con “Muertos de risa” (1999) el mayor taquillazo de su carrera hasta ahora. Una comedia repleta de humor tan negro como ingenioso con los populares Santiago Segura y Gran Wyoming como protagonistas.

En el año 2000, estrena otro gran éxito de taquilla, “La comunidad”, película protagonizada por Carmen Maura y un lujoso y amplio elenco de secundarios que trata sobre la ambición desmedida y las miserias humanas. Fue muy celebrada por la crítica y probablemente, junto a “El día de la bestia”, sigue siendo su mejor obra.

Tras esta serie de éxitos de taquilla, Alex de la Iglesia se lanza a autoproducir su siguiente largometraje, la despendolada “800 balas”, un homenaje a los “spaghetti westerns” rodados en Almería y un reconocimiento al trabajo de los especialistas en el cine que no consiguió el favor del público y dividió a la crítica.

Dos años después estrena “Crimen ferpecto” (2004), divertida comedia en la que un ambicioso vendedor de unos grandes almacenes se ve chantajeado por la testigo de un involuntario homicidio. Ese mismo año trabaja en el proyecto apadrinado por Narciso Ibáñez Serrador “Películas para no dormir”, contribuyendo con el telefilm “La habitación del niño”, una interesante historia que carece del humor habitual en su cine para adentrarse en el terror psicológico.

Su último largometraje hasta el momento es “Los crímenes de Oxford” (2008), nuevo largometraje rodado en inglés y basado en una obra ajena. Película de suspense y de nuevo carente del sentido del humor habitual en su cine, “Los crímenes de Oxford” narra la historia de un estudiante estadounidense que se enfrenta a una serie de crímenes en la ciudad de Oxford y supuso un nuevo éxito de taquilla en su carrera.

Ese mismo año regresa a la televisión para rodar la serie de humor y ciencia ficción “Plutón BRB Nero”, emitida por La 2 y convertida en poco tiempo en serie de culto.

Durante estos años, además ha rodado varios cortometrajes, habitualmente sencillos proyectos para internet. Su próximo proyecto cinematográfico, será otra ambiciosa producción rodada en inglés llamada “La marca amarilla”.

martes, 7 de julio de 2009

Dos hombres y un destino (1969)

El otro día volví a ver este clásico del oeste de finales de los años 60. Se trata de una película que alcanzó una tremenda popularidad en su época. Su título original es "Butch Cassidy & the Sundance kid".

Basada en una historia real, en el fondo “Dos hombres y un destino” no pretende ajustarse a la realidad de los hechos, sino que se decanta por una historia de aventuras, en la que dos pistoleros se dedican a asaltar los bancos del estado de Wyoming y el correo ferroviario de la Union Pacific hasta que se ven obligados a huir a Bolivia perseguidos por una banda de hombres formada para acabar con ellos.

Lo que en principio podía ser una sencilla comedia de acción repleta de chistes más o menos conseguidos, se convierte en manos del director George Roy Hill en todo un tratado de la amistad, la lealtad y las ansias de libertad. A ello hay que añadir unas excelentes interpretaciones y una puesta en escena brillante, incluyendo la estupenda fotografía.

La película está repleta de escenas memorables, como al paseo en bicicleta al ritmo de “Raindrops keep falling on my head”, el salto a los rápidos o el emocionante final.

Paul Newman, que interpreta al simpático y carismático Butch Cassidy, ya era una gran estrella cuando se estrenó la película, mientras que para Robert Redford, que encarna al introvertido y poco hablador Sundance Kid, supuso el espaldarazo definitivo a su carrera, convirtiéndose en una de las estrellas más importantes de la siguiente década. Con los años, Redford creó una escuela y posteriormente un festival de cine llamados "Sundance" en homenaje al personaje que le dió la fama.

"Western" atípico donde los haya, “Dos hombres y un destino” recibió malas críticas en el momento de su estreno pero el público respondió de forma entusiasta y el tiempo la ha colocado en el lugar que merece, el de los clásicos.

jueves, 18 de junio de 2009

The Beatles - Para terminar

Para finalizar este repaso a los álbumes de los Beatles, unos apuntes:

Para hacerlo, he leído (algunos sólo por encima) tres libros:

- “Los Beatles - Día a día” de Barry Milles. Interesantísimo libro que repasa cronológicamente y de forma exhaustiva la carrera del grupo, desde el nacimiento de cada uno de los miembros del grupo hasta su disolución.

- “Los Beatles - Revolución en la mente” de Ian Mac Donald. Repaso pormenorizado a todas y cada una de las canciones grabadas por los Beatles (temas inéditos incluidos). Su mayor virtud es el profundo análisis de las canciones y sus mayores defectos son los excesivos tecnicismos musicales en los que se adentra en ocasiones y, sobre todo, que parece un libro escrito por la abuelita de Paul McCartney, tales son los elogios al bajista y furibundos el ataque e injusto desprecio que dispensa a John Lennon.

- “La morsa era Ringo – 101 falsos mitos sobre los Beatles” de Alan Clayson y Spencer Leigh. Divertido libro que repasa 101 falsas creencias populares sobre la banda. Lo mejor es el tono distendido y el buen montón de anécdotas y curiosidades que incluye. Lo peor, el título. Como decía Javier Ortiz “…un mito es una historia ficticia y, si una historia resulta que es falsa en tanto que ficticia, se deduce que es cierta.”

Leer este último libro cuando ya estaba terminando este repaso me ha confirmado lo que sospechaba: que he metido la pata en un buen montón de datos y hechos que, en realidad, son eso: mitos.

Por otra parte, la carrera en solitario de cada uno de los cuatro miembros de los Beatles es bien conocida:

John Lennon publicó su primer álbum en estudio en diciembre de 1970, haciéndolo coincidir con una famosa entrevista concedida a Playboy en la que se mostraba más Lennon que nunca: ególatra, cáustico, visceral, sincero y dispuesto a acabar con el mito de los Beatles, retratando una carrera llena de drogas, orgías y excesos que la prensa ocultaba a cambio de formar parte de todo aquello…

Entre finales de los 60 y la primera mitad de los 70, Lennon y Yoko ejercieron una intensa actividad pública de carácter pacifista y contra el gobierno de Nixon (a pesar de las dificultades que encontraron por parte de las autoridades, se instalaron en Nueva York). Esta actividad, les llevó desde el pacifismo hippie hasta la militancia en la izquierda radical, el feminismo y de defensa de las minorías étnicas, razón por la cual y como se ha demostrado posteriormente, fueron investigados y perseguidos por el gobierno estadounidense y la CIA.

Entre 1970 y 1975 publicó varios álbumes de gran éxito, uno de ellos firmado a medias con Yoko Ono, de la que se separó de mutuo acuerdo durante un año y medio caótico para su vida personal. Pasado este periodo, conocido como “el fin de semana perdido”, Lennon y Ono reanudaron su relación y tuvieron un largamente deseado niño que nació el día en que John cumplía 35 años. Al mismo tiempo, Lennon abandonó su vida pública y su carrera musical para convertirse en amo de casa, mientras Yoko se encargaba de llevar los negocios, actividad para la que, al parecer, siempre ha estado especialmente dotada.

Pasados cinco años, Lennon y Ono regresaron con un nuevo álbum conjunto publicado en 1980 que parecía el comienzo de una nueva etapa en su carrera musical. Sin embargo, todo quedó truncado cuando Lennon fue asesinado a tiros a manos de un indeseable el 8 de diciembre de ese año. La conmoción que provocó su muerte alcanzó nivel planetario. Desde entonces, el nombre de Lennon se ha convertido en sinónimo de rebeldía y pacifismo, especialmente reflejado en su canción más famosa, la hermosamente utópica “Imagine”.
Contra todo lo que se ha dicho y a pesar de las tensiones que existieron, Lennon y McCartney continuaron siendo amigos y, especialmente a partir de 1974, Paul visitó a John y Yoko con cierta frecuencia. Aún hubo algunas tensiones, pero su relación siguió siendo correcta.

Por su parte, Paul McCartney creó una nueva banda, Wings, de la que formaba parte su esposa Linda McCartney. El éxito le acompañó hasta su disolución a comienzos de los ochenta. Paul siguió en solitario y aunque poco a poco, especialmente en los 90, su éxito y reconocimiento se vieron mermados, en los últimos años ha recuperado el pulso con dos excelentes discos: “Chaos and Creation in the Backyard” (2005) y “Memory Almost Full”.

Su eterno interés por la experimentación y la música clásica le ha llevado a componer álbumes de música electrónica y a publicar hasta la fecha cuatro obras clásicas.

Su extraña reacción ante el asesinato de Lennon, probablemente provocada por el shock inicial (apareció ante las cámaras mascando chicle y diciendo: “Qué rollo, ¿no?”), le granjeó no pocas críticas. Sin embargo, siempre ha dado muestras claras de admiración y respeto hacia Lennon. El propio John, llegó a decir una vez: “En mi vida sólo he tenido dos verdaderos amigos: Yoko y Paul”.

Durante un tiempo, tras el asesinato de John , no actuó en directo por miedo a ser el siguiente. En los últimos años, y tras la muerte de su esposa Linda McCartney en 1998, ha sido carne de la prensa del corazón por el matrimonio express (no llegó a cuatro años) que protagonizó con Heather Mills, una señora muy lista que se quedó con 48 millones de dólares de la enorme fortuna del bajista de los Beatles.
George Harrison demostró hasta qué punto había estado infravalorado en el seno de los Beatles cuando pocos meses después de su disolución pública, editó un triple álbum llamado “All Things Must Pass” con el que, en lo que ha ventas se refiere, se merendó a sus compañeros Paul y John. Este gran éxito se vio oscurecido por la acusación de plagio que recibió por el mayor éxito de su carrera “My Sweet Lord”, canción con la que expresaba sus profundas creencias religiosas.

A pesar de todo, mantuvo el éxito masivo al organizar un exitoso concierto benéfico que se vio reflejado en el álbum en directo “The Concert for Bangla Desh” (1971) que compartió con famosos músicos (entre ellos, Ringo Starr). Aunque su éxito fue disminuyendo lentamente, se mantuvo más o menos en el candelero hasta comienzos de los noventa. Tras un periodo de silencio luchando contra un cáncer que reapareció con fuerza y sin posible cura, falleció el 21 de noviembre de 2001 a los 58 años. En los últimos tiempos había trabajado en un nuevo álbum que se publicó en 2002.

Por su parte, Ringo Starr consiguió importantes éxitos durante la década de los setenta, especialmente gracias a su álbum “Ringo” de 1973 en el que, por separado, participaban sus tres compañeros de los Beatles. Paralelamente, combinó su carrera musical con el cine. Problemas serios con el alcohol hicieron tambalear su carrera y su vida personal pero una vez recuperado a finales de 1989 ha seguido publicando álbumes, menos exitosos que sus primeros trabajos en solitario.

Últimamente, Paul y Ringo, únicos supervivientes de los Beatles, se han reencontrado en el escenario y en algunos eventos públicos.

FRASES DE LOS BEATLES:

John Lennon:

"No puedo creer que me condecoren. Yo creía que era necesario conducir tanques y ganar guerras".

"Si tomáramos el poder , tendríamos la tarea de limpiarlo de burguesía y de mantener a la gente en un estado mental revolucionario".

"No podemos tener una revolución que no involucre y libere a las mujeres".

"Algunos están dispuestos a cualquier cosa, menos a vivir aquí y ahora".

"Como ya es usual, siempre hay una gran mujer detrás de cada idiota".

"Defiendo la revolución en nuestras cabezas".

"La religión es sólo una manera de sacarles el diezmo a los ignorantes, sólo existe un Dios, y ése no se enriquece como los curas charlatanes".

"Si los Beatles o los 60 tuvieron un mensaje, fue: aprende a nadar, y una vez que hayas aprendido, nada".

"Si todo el mundo demandase paz en lugar de otro programa de televisión, entonces habría paz".

"Las canciones que me gustan son las que se tienen solas por sus letras, sin necesidad de la melodía. No necesitan melodía, son poesías".

"Nuestro mejor trabajo nunca fue grabado. Estábamos hechos para el escenario, y lo que lográbamos en los bares de Liverpool y Hamburgo era fantástico. Tocábamos rock directo y nadie podía superarnos en Inglaterra".

"Si tuviera que renombrar al rock and roll le pondría Chuck Berry".

"¿Políticos? No tienen mensaje para mí... Tengo 23 años y nunca me he molestado en votar."

Paul McCartney:

"Estoy vivo y bien y sin preocuparme por los rumores de mi muerte. Pero si estuviera muerto, sería el último en saberlo".

"En esta vida el que no se rinde es un verdadero valiente".

"Ringo nos dejó cuando estábamos haciendo el Álbum Blanco, porque decía que ya no creía que fuese tan divertido tocar con nosotros nunca más".

"Se me hacía muy difícil escribir cuando Yoko estaba allí, hubiera podido decir: I Love You Baby, pero cuando Yoko me observaba yo siempre pensaba que debía encontrar algo inteligente y de vanguardia".

"Los problemas eran los mismos, queríamos paz en la tierra, amor y tolerancia entre las personas de todo el mundo. Hemos aprendido que el cambio es lento".

"Éramos unos críos que habían ido de Liverpool a Hamburgo y estábamos acostumbrados a las chicas de Liverpool. Pero en Hamburgo si tenías novia era posible que hiciese strip tease. Era la única gente que conocíamos a esas horas de la madrugada. Antes no habíamos tenido mucha experiencia sexual y, de repente, nos relacionábamos con artistas del strip tease que sabían un par de cosas sobre el sexo".

"Yo intentaba que el grupo fuera musicalmente perfecto, pero eso produjo un par de encontronazos. Pude haber tenido más tacto, pero, ¿quién lo tiene a esa edad?".

"John llegó a enfadarse y a decir: "Paul está intentando hacerse el líder del grupo." Es posible que yo estuviese allí mas que los otros. Cuando hicimos Magical Mystery Tour yo acabé por dirigirla, aunque en los créditos la dirección se atribuyó a los Beatles. Pero yo era el que estaba allí, hablando con las cámaras sobre las tomas del día siguiente".

George Harrison:

"Para reunir a los Beatles hacen falta solo 3 balas".

"Después de tocar tantos años con varios buenos músicos, no creo que los Beatles hayan sido tan buenos. Ringo es un baterista de Rock & Roll, nada más. Paul es un gran bajista, pero muchas veces ensordecedor. Sin embargo, tocaría en cualquier banda con John Lennon".

"Claro que prefiero ser un ex-Beatle que ser un ex-nazi, pero preferiria ser un ex-nada".

"Ha pasado mucho tiempo desde que fuimos famosos".

"Los Beatles consiguieron toda la riqueza material que necesitaban y eso nos bastó para darnos cuenta de lo que buscabamos no era algo material. Todos estamos en un mundo físico y sin embargo luchamos por algo que no es físico: los coches, las televisiones y las casas no son una respuesta. Esas cosas, como los Beatles, duran un momento y luego se desvanecen. Lo único a lo que realmente me he dedicado toda mi vida es a seguir siendo yo mismo. Eso ha hecho que todo funcionara. Mi vida está bien con o sin los Beatles".

"Hasta donde yo sé, los Beatles no se van a juntar mientras John Lennon permanezca muerto".

"Si U2 piensa que son una banda grande y popular, entonces deberían sentarse a ver a los Beatles y pueden ver lo grande que puede ser una banda de verdad".

"Los Beatles salvaron al mundo del aburrimiento."

Periodista: "¿Qué es lo que hacen mientras están encerrados en las habitaciones de un hotel entre los shows?"
George: "Patinamos sobre hielo."

Periodista: "¿Como le llaman a sus cortes de pelo?"
George: "Yo lo llamo Arthur."
Ringo Starr:

"Las mujeres han ejercido una influencia nefasta en el grupo".

"John era un genio, desde el punto de vista mundial. Un profesional tiene que separar el trabajo del amor. En su último Long Play está muy claro lo que te digo".

"La personalidad de John fué la que nos dió el éxito".

"Odio los solos de batería".

"Paul se comportó como un niño malcriado".

"No voy a decir nada porque nadie me cree cuando lo hago".

“Siempre quise escribir una canción como los otros, y lo intentaba, pero en vano. No me costaba encontrar la letra, pero cada vez que se me ocurría una melodía y se la cantaba a los otros, me decían: “Eso se parece a tal cosa”, y me daba cuenta de que llevaban razón. Pero hay una en la que me apunté un pequeño tanto como compositor: se titulaba “What goes on”.

“No me gustan las chicas intelectuales porque nunca entiendo de qué me están hablando”.

"Somos discretos, genuinos y británicos hasta la médula".

Periodista: ¿Por qué crees que recibes más correo que el resto de los Beatles?
Ringo: "No lo sé. Supongo que es porque más gente me escribe."

Periodista: ¿Qué pensaste cuando el piloto habló por el intercomunicador, antes de aterrizar en Kennedy (posibles problemas del motor)?
Ringo: "Los Beatles, mujeres y niños primero!"

Periodista: "Te gustan los trajes de baño sin parte de arriba (topless)?"
Ringo: "Los he usado durante años."

martes, 16 de junio de 2009

The Beatles - Let it be (1970)

Tras las tensas sesiones de grabación del álbum “The Beatles” de 1968, Paul McCartney concluyó que la mejor forma de que la banda volviera a sentirse a gusto era volviendo al escenario. Para ello, propuso un nuevo proyecto llamado “Get Back”. La cosa consistía en componer nuevos temas, ensayarlos e interpretarlos en un concierto especial. Todo ello sería grabado en cine para un posterior documental.

El proyecto no entusiasmó a Lennon, Harrison y Starr pero aceptaron. Para los ensayos, se alquilaron los estudios cinematográficos Twickenham, que resultaron ser nefastos para el trabajo. Los ensayos y el rodaje ocuparon casi todo el mes de enero de 1969. Fueron unas semanas llenas de tensión, discusiones y enfrentamientos. John Lennon: “Era realmente una sensación horrible estar en los estudios Twickenham a las ocho de la mañana, con un tío metiéndote una cámara en las narices y esperando que hicieras buena música y con lucecitas de colores parpadeándote en la cara sin parar.”

Al ver la película, se aprecia una sensación de apatía generalizada. Lennon estaba todo el día pegado a Yoko y ambos pasaban de todo. Su adicción a la heroína los mantenía aletargados. John sólo despertaba cuando improvisaban temas de rock and roll. Paul trataba de controlarlo todo, dirigir al grupo como si fuese “su” banda. Lennon llegó a declarar que “Let it be” (que así terminó llamándose el disco y el documental) fue una película dirigida por Paul a mayor gloria de Paul. Tal vez esa fuera su intención pero el claro protagonismo de McCartney que se percibe al ver la película no le beneficia demasiado.

George Harrison venía de Estados Unidos, donde había tocado con diferentes músicos en una experiencia que le resultó muy gratificante. Volver con los Beatles en medio de ese tenso ambiente no fue lo más agradable para él: "Cuando volví de Estados Unidos... me sentía muy feliz, pero rápidamente me di cuenta de que tenía que vérmelas con el Paul de siempre... Ante las cámaras, durante el mismo rodaje, Paul empezó a criticar mi forma de tocar".

En efecto, en la película se puede ver una discusión entre Paul y George que ambos tratan de disimular hablando bajo. George terminó estallando (fuera de las cámaras) y se fue a casa abandonando el proyecto y, de facto, también a los Beatles. Afortunadamente, volvió tres días después y consiguió apaciguar los ánimos al incorporar a los ensayos a su amigo Billy Preston, que tocó el piano en varios temas. También contribuyó al mejor ambiente que se decidiera abandonar los estudios Twickenham y trasladarse a los estudios de Apple.

Para el concierto se barajaron varios lugares, desde un barco en alta mar, hasta un hospital psiquiátrico, pasando por el desierto en Túnez. Finalmente, Paul propuso actuar en el tejado del edificio de Apple, sin permiso de las autoridades. La propuesta, por trasgresora, era de lo más tentadora y allí se realizó. El 30 de enero de 1969, a la hora de la comida, los Beatles realizaron su último concierto, que pone fin a la película “Let it be”. Al día siguiente, se grabaron en estudio algunos temas que se consideraron poco adecuados para tocar en directo.

La idea original era crear un álbum directo, sin trucos de estudio, regresando a las grabaciones del principio de la carrera del grupo.

Tras un mes de trabajo, los Beatles estaban lo suficientemente hartos del proyecto como para no querer mezclar las grabaciones, que se extendieron a 30 horas de música y bastantes más de película. EL trabajo fue encomendado a Glyn Johns. En mayo, una primera mezcla de “Let it be” estuvo lista, sin embargo, decidieron esperar a que la película estuviera montada y terminada y se aparcó temporalmente el proyecto para grabar “Abbey Road”, que terminaría publicándose antes que “Let it be”.

Ya en enero de 1970, Glyn Johns produce una nueva mezcla de las grabaciones (George Martin, cansado de las tensiones entre los miembros del grupo, rechazó el trabajo). Los Beatles no quedaron satisfechos con las mezclas de Glyn Johns y las rechazaron. Años después, contradictoriamente Paul llegó a declarar que a él le parecían fantásticas. Para entonces, John Lennon ya había trabajado con el famoso y excéntrico productor Phil Spector en el single “Cold turkey”. Contento con el resultado y de acuerdo con George Harrison, entregó al productor las cintas para que las produjese.

Spector hizo uno de los trabajos más controvertidos de la historia del rock, ya que, en contra de la idea original del proyecto basada en la sencillez, añadió masas orquestales y coros a varios temas, lo que molestó a Paul McCartney, especialmente en lo referente a su composición “The long and winding road”. Sin embargo, Lennon y Harrison quedaron lo suficientemente satisfechos como para volver a trabajar con Phil Spector en sus respectivas carreras en solitario.

Las tensiones en el grupo aumentaron aún más cuando, por esas fechas, Paul tuvo acabado su primer álbum en solitario. Él quería publicarlo antes que “Let it be” pero el resto de la banda le pedió que esperara un tiempo para que ambos discos no tuvieran que competir. McCartney se negó en rotundo. Ya que Ringo Starr era el único miembro del grupo que mantenía aún una relación más o menos normal con McCartney, fue el encargado de negociar el asunto con el bajista. Ringo Starr: "Para mi gran consternación, perdió totalmente los estribos, me gritó y me amenazó con las manos mientras decía: 'Voy a acabar con todos vosotros' y: 'Lo vais a pagar'. Me dijo que me pusiera el abrigo y me marchara".

Para colmo, y a pesar de que meses atrás le había pedido a Lennon que no hiciera público el fin de los Beatles, Paul dio una rueda de prensa para anunciar su salida del grupo haciéndola coincidir con la publicación de “McCartney”, su primer álbum en solitario (al margen de la banda sonora de la película “The family way” publicada en 1967). De esta forma, mucha gente piensa que los Beatles se disolvieron en abril de 1970 cuando McCartney abandonó el grupo pero, en realidad, Lennon había dejado la banda y, por lo tanto, finalizado el grupo en octubre de 1969. John se quejó por el oportunismo de su compañero al hacer coincidir el anuncio con la publicación de su álbum.

Mucho se ha hablado desde entonces sobre el controvertido trabajo de Phil Spector en “Let it be”. Hay quien considera que su trabajo fue excesivo y traicionó la propuesta original de hacer un disco sencillo, pero otros consideran que aprovechó al máximo unas grabaciones en malas condiciones y que, incluso, consiguió “difuminar” algunas interpretaciones mediocres, como la de Lennon al bajo en “The long and winding road”.

Como película, “Let it be” es junto a “Yellow submarine”, la mejor experiencia cinematográfica de los Beatles. Como disco, es un estupendo trabajo. Entre lo mejor aportado por John está “Dig a Pony" y la hermosa “Across the Universe” (tema grabado originalmente en 1968 y cuyo resultado gracias al trabajo de Spector resultó especialmente gratificante para John).

Paul, principal compositor del álbum, aportó las magníficas “Two of Us”, “The Long and Winding Road” (lo siento, la orquesta y coros de Spector me parecen estupendos), “Let it Be” (canción tan hermosa musicalmente como relamida y beata es su letra, que se editó en formato single un mes antes de la edición del álbum) o “Get back”, que ya había sido editada como single un año antes junto a “Don’t let me down” de Lennon, ambas grabadas en el concierto del tejado. Harrison aportó dos temas, siendo “I Me Mine” especialmente interesante.

Con “Let it be” se puso punto final a la carrera de los Beatles aunque, como ya hemos comentado, hacía tiempo que cada uno de los miembros de la banda trabajaban ya en sus proyectos en solitario. Aún hubo que liquidar muchas cuestiones legales por lo que, en realidad, la disolución definitiva como sociedad se produjo un año después.

Datos:

“Let it be” se editó el 8 de mayo de 1970 junto a un libro de 164 páginas. A pesar del alto precio, llegó al nº 1 en las listas británicas donde se mantuvo durante 3 semanas y batió récords de pedidos previos en las tiendas estadounidenses.

Anécdotas:

- Unas semanas antes de la publicación de "Let it be" se puso a la venta "Hey Jude", un álbum recopilatorio que recogía temas editados en formato single.

- La idea de actuar sobre un tejado siempre ha sido considerada como algo ingenioso y original. Sin embargo, lo cierto es que unos meses antes Jefferson Airplane ya lo hicieron en Nueva York.

- En el año 2003, Paul McCartney editó una nueva versión de “Let it be” con el añadido de “…Nacked” con nuevas mezclas en las que se eliminaba el trabajo de Phil Spector, resultado un disco más directo y menos ampuloso, de acuerdo con su intención original. Los temas incluidos no eran exactamente los mismos que en el álbum de 1970 y el orden estaba cambiado. McCarteny tuvo el mal gesto de “limpiar” de orquestaciones el tema de John Lennon “Across the universe” con el que había quedado especialmente contento. Todo el proyecto de esta nueva versión se había iniciado en el año 2000 con la aprobación de George Harrison, que falleció un año después.

- Originalmente, la portada del disco iba a ser una fotografía tomada en el mismo lugar y desde el mismo ángulo que la primera portada del primer álbum de los Beatles. Finalmente, esa fotografía fue utilizada como portada de una recopilación de 1973.

- En la película documental “Let it be”, se puede ver en un momento a Ringo Starr mostrando a George Harrison su nueva composición “Octopus’ garden”, que iría a parar al álbum “Abbey Road”.



viernes, 12 de junio de 2009

The Beatles - Abbey Road (1969)

El año 1969 fue el de la desintegración real de los Beatles. En vista de las tensiones que se habían producido durante la gestación del álbum “The Beatles” de 1968, Paul McCartney estaba convencido de que la mejor forma de recuperar el buen ambiente en el seno de la banda era volver a los escenarios. Para ello, propuso componer nuevos temas e interpretarlos en un concierto realizado en un lugar especial a convenir. El resto de la banda no parecía nada convencida pero accedió a la propuesta de McCartney.

El proyecto se iba a llamar “Get Back” y consistía en que se filmaran los ensayos y el posterior concierto, a fin de que el público viera de primera mano cómo trabajaban los Beatles. El proyecto ocupó todo el mes de enero y provocó nuevas tensiones en la banda, hasta el punto de dejarlo aparcado durante un año.

Para colmo, en aquella época, el grupo se vio envuelto en un largo proceso de duras negociaciones para recuperar el control de los derechos de sus composiciones. Además, la empresa Apple que habían creado se estaba convirtiendo en un caos por falta de control. Para todo ello, era necesario un nuevo representante. John Lennon propuso a Allen Klein. McCartney había recibido una carta de Mick Jagger advirtiéndole de las malas artes de Klein, que había trabajado para los Rolling Stones, por lo que él propuso nada más y nada menos que a su cuñado y a su suegro. Ante la lógica negativa del resto de la banda, finalmente se optó por Klein, quien consiguió un sustancioso acuerdo con EMI que reportó grandes beneficios a los Beatles, algo que terminó reconociendo Paul.

Por esta y otras razones (como el constante intento de dirigir al grupo y tratar a los otros tres como meros músicos acompañantes) Paul se fue aislando cada vez más del resto de la banda.

En medio de todo este trajín, los Beatles llamaron a George Martin para grabar un nuevo álbum temiéndose que tal vez fuera el último. A fin de evitar más tensiones, los Beatles tomaron dos decisiones: a) coincidir el menor tiempo posible en el estudio de grabación y, b) hacer una cara del disco (A) al gusto de Lennon y la otra (B) al de McCartney.

En abril el grupo publica un nuevo single con temas grabados en enero, “Get back” de Paul y “Don’t let me down” de John. Mes y medio después se edita un nuevo single con los temas “Ballad of John and Yoko” de John y “Old Brown Shoe” de George. Ambos llegaron al nº 1.

John Lennon apareció por los estudios Abbey Road cuando la grabación del álbum ya había comenzado, ya que estuvo de viaje con Yoko Ono y a su vuelta sufrieron un accidente, razón por la cual, cuando John se incorporó a la grabación mandó colocar una cama en el estudio para que una aún convaleciente Yoko no faltara ni un día. Linda McCartney también solía ir a las sesiones de grabación en las que estaba su marido.

Sin embargo, cada miembro del grupo estaba ya más pendiente de ir por libre que de trabajar en conjunto. Ringo seguía con su carrera en el cine. Más o menos en secreto, Paul preparaba un álbum en solitario. En mayo, George y John (con Yoko) editan dos nuevos álbumes experimentales. El primero publica “Electronic sound” y los segundos “Life with the lions”, continuación de su debut “Two virgins”.

Cada vez más por libre, John y Yoko acaparaban la atención de la prensa mundial, lo que aprovecharon para todo tipo de declaraciones y performances de carácter pacifista. La más famosa de ellas fue la llamada “Bed-in for peace”. John y Yoko se casaron poco después que Paul y Linda y decidieron celebrar su particular luna de miel pasando una semana metidos en la cama de una habitación de un hotel de Ámsterdam. Invitaron a toda la prensa que quisiera visitarlos durante esa semana. Poco tiempo después repitieron la experiencia en Montreal, a fin de atraer especialmente a la prensa estadounidense. Allí grabaron el mítico himno pacifista “Give peace a chance” que se publicó en formato single con gran éxito. Ese mismo año, John y Yoko decidieron abandonar definitivamente la heroína tras un segundo aborto sufrido por Yoko.

Volviendo a “Abbey Road”, nos encontramos ante uno de los álbumes más prestigiosos de los Beatles, para algunos incluso su mejor trabajo. Una obra de madurez, refinada y tremendamente creativa. La segunda cara del vinilo incluía una suite de 16 minutos compuesta de diferentes piezas cortas o inacabadas (de John y sobre todo de Paul) unidas entre ellas. Lennon aportó magníficas canciones al álbum, tales como “Come together”, “Because” (con unas elaboradas armonías vocales) o la extensa “I want you (she’s so heavy)”, que supera los siete minutos de duración.

McCartney no se quedó corto y a su habitual tema de music hall, “Maxwell's Silver Hammer”, añadió “Oh! Darling”, cuya pista de voz grabó innumerables veces hasta quedar satisfecho (John se disgustó cuando Paul rechazó su propuesta de cantarla él). Paul aportó buena parte del material incluido en la suite, con magníficas piezas como “You Never Give Me Your Money” o “Carry That Weight”.

George aportó dos de sus temas más brillantes: “Something”, que se publicó como single llegando al nº 4, y “Here Comes the Sun”. Ringo compuso “Octopus's Garden”, su segundo tema escrito en solitario y el mejor de ellos.

En septiembre, Lennon aceptó la invitación de tocar en un festival celebrado en Toronto. Sin tiempo, reunió a una banda llamada “Plastic Ono Band” y actuó interpretando clásicos del rock and roll, un tema de los Beatles y “Give peace a chance”. Un álbum con la grabación del concierto se publicó a finales de año con el título de “Live peace in Toronto”. Poco antes, había publicado un nuevo single llamado “Cold Tuckey” (producido por Phil Spector) y un tercer álbum experimental junto a Yoko llamado “The wedding album”, consolidando una carrera musical al margen de los Beatles.
De hecho, durante el viaje a Toronto, John decidió que había llegado el final de los Beatles. Durante una reunión de negocios celebrada en octubre, Lennon anunció que lo dejaba y que los Beatles habían terminado. Paul y Klein le pidieron que no lo hiciera público aún, ya que aún quedaban negocios que cerrar. John accedió aunque después se arrepintió, cuando Paul anunció públicamente la disolución de los Beatles haciéndolo coincidir con la publicación de su primer álbum en solitario.

En definitiva, y aunque “Let it be” se publicó después, “Abbey Road” es el último álbum de los Beatles, una obra brillante, llena de talento y buen gusto que puso un broche de oro al final del grupo.

Datos:

“Abbey Road” se publicó el 26 de septiembre de 1969 y llegó al nº 1 de las listas británicas permaneciendo en ese puesto durante 17 semanas.

Anécdotas:

- “Abbey Road” al principio se iba a llamar “Everest”. Incluso se había planteado la posibilidad de viajar al Everest para hacer la portada del disco. Estando en los estudios Abbey Road John propuso salir a la calle, hacer unas fotos y llamar al disco “Abbey Road”. La portada final es una de las más imitadas-homenajeadas-parodiadas de la historia.

- Lennon llegó a decir una vez que “Something”, escrita por George Harrison, era su canción preferida de los Beatles. También era la preferida de Frank Sinatra.

- Lennon no participó en la grabación de “Here comes the sun”.

- En la grabación de algunos temas participó una orquesta de 17 músicos.

- En el documental “Let it be” se puede ver cómo Ringo le enseña a George “Octopus's Garden” y este le aporta alguna idea al piano.

- El hecho de que en la fotografía de la portada Paul sea el único que va descalzo contribuyó a acrecentar el famoso y absurdo bulo surgido a mediados de los 60 según el cual McCartney había muerto en un accidente y los Beatles habían contratado a un sustituto. McCartney: "En Londres hacía calor aquel día, un día cálido y agradable... Buen tiempo, no me apetecía llevar zapatos. Así que me presenté en la sesión de fotos en sandalias... luego durante la sesión me las quité y en la foto elegida para la portada, aparezco descalzo, cosa que para la Mafia es un viejo signo de muerte o algo así".

- El tema “The end”, que forma parte de la suite de la segunda cara del álbum, incluye tres solos de guitarra consecutivos interpretados (en este orden) por McCartney, Harrison y Lennon.

- Muchos piensan que la última frase del álbum ("And in the end, the love you take is equal to the love you make", "Y al final, el amor que te llevas es igual al amor que das") resume la esencia del mensaje de Los Beatles.

martes, 9 de junio de 2009

The Beatles - Yellow submarine (1969)

Los Beatles firmaron un contrato para hacer 3 películas para United Artist. En 1964 rodaron "A hard day's night" y en 1965 "Help!". Cuando tuvieron que enfrentarse a un tercer proyecto, no les quedaban muchas ganas de seguir haciendo cine por lo que la idea de hacer una película de dibujos animados les pareció la más apropiada, ya que su participación en la misma sería menor.

El proyecto rurgió en 1967, en plena época psicodélica, y en un principio a los Beatles no les pareció muy interesante. De hecho, ya existía una serie de dibujos animados para televisión basada en los Beatles que ellos odiaban. Repetir la experiencia en el cine no les atraía nada pero la posibilidad de librarse de un nuevo rodaje pudo a la hora de decidirse por "Yellow Submarine".
Al ver los primeros bocetos, la banda empezó a encontrar más interesante la propuesta y, aunque no quisieron prestar sus voces (las hicieron actores que imitaron muy bien la peculiar forma de hablar de Lennon, McCartney, George y Ringo) al final quedaron lo suficientemente satisfechos con el producto que accedieron a hacer una aparición en carne y hueso con la que se cierra la película.

"Yellow submarine" fue dirigida por George Dunning y se estrenó a mediados de 1968. "Érase una vez... o tal vez dos veces, un paraíso no terrenal llamado Pepperland -Pimientalandia-, un lugar en el que la felicidad y la música reinaban sobre todo. Pero este bienestar se vio amenazado cuando The Blue Meanies -los Malditos Azules- declaran la guerra y enviaron su ejército, liderado por el amenazador Guante Volador para destruir todo lo que era bueno." La historia es tan delirante como divertidas son las situaciones que la componen. Se trata de un viaje psicodélico lleno de color, humor y música.

La música. Está compuesta por una colección de canciones ya conocidas de distintos discos de los Beatles a las que se añaden 4 temas inéditos. Sorprendentemente, el álbum con la banda sonora no se editó hasta enero de 1969. "Yellow submarine" está dividido en dos partes bien diferenciadas. En la cara A del vinilo se incluían 6 temas de los Beatles, dos de ellos ("Yellow submarine" y "All you need is love") ya editados previamente, y otros cuatro nuevos. En realidad, eran temas grabados entre 1967 y 1968 que habían quedado fuera de sus álbumes. Las estupendas y psicodélicas "Only a Northern Song" y "It's All Too Much" son composiciones de George Harrison (ambas grabadas en 1967), "All together now" fue compuesta por McCartney (y es la más floja de las 4) y "Hey Bulldog" de John Lennon es la mejor con diferencia.


La cara B del vinilo se completaba con la estupenda música orquestal de la película, compuesta por George Martin.

Con frecuencia se suele considerar a "Yellow submarine" como el disoc más flojo de los Beatles, seguramente por ofrecer sólo cuatro temas nuevos del cuarteto de Liverpool. Sin embargo, la película es probablemente la mejor de los Beatles junto con el documental "Let it be".

Datos:

"Yellow submarine" se publicó el 17 de enero de 1969 y llegó al nº 3 en las listas británicas. Es el único álbum de los Beatles que no llegó al nº 1 en su país natal.

Anécdotas:

- "Hey bulldog" fue escrita durante la filmación del vídeo promocional de "Lady Madonna" a comienzos de 1968.

- "Only a Northern Song" se grabó durante las sesiones de "Sgt. Pepper's" (su sonido psicodélico lo deja claro) pero no fue incluída en el álbum.

- "It's All Too Much" se grabó poco después de terminar las sesiones de "Sgt. Pepper's", durante las sesiones de "Magical mystery tour".

- En 1999 se editó una nueva versión del álbum "Yellow submarine" bajo el título de "Yellow Submarine Songtrack" que incluía las 15 canciones que aparecen en la película y se elimina la música de George Martin. Llegó al nº 8 en las listas británicas.

domingo, 7 de junio de 2009

The Beatles - The Beatles (White Album, 1968)

A comienzos de 1968 los Beatles emprendieron un viaje que llevaban tiempo retrasando. Se trataba de instalarse en la India durante un tiempo para asistir a un seminario de meditación trascendental impartido por el Maharishi Mahesh Yogui. Antes, Harrison había trabajado en “Wonderwall”, el que sería su primer álbum al margen de los Beatles, repleto de música india.

Al viaje a la India fueron acompañados por sus esposas y otras celebridades, como el cantautor Donovan o la actriz Mia Farrow y su hermana (que inspiró a Lennon el tema “Dear Prudence”). Ringo aguantó unos pocos días porque no aguantaba la comida y se largó a Londres. Paul se volvió unos días después y John y George, aunque aguantaron casi dos meses, terminaron marchándose ante los rumores de que el Maharishi había intentado abusar de una chica y los rumores que corrían a cerca de sus pretensiones de aprovecharse la popularidad de los Beatles para aumentar sus ya espectaculares riquezas.

Ya de nuevo en Londres, los Beatles crean Apple, una compañía con la que pretendían recaudar e invertir todo el enorme capital que estaban ingresando. Paralelamente, John Lennon comenzó su relación sentimental con Yoko Ono, justo la misma noche en la que grabaron el que sería su primer álbum “Two virgins”.
La necesidad de controlar sus propios negocios tras la muerte de Brian Epstein, la fallida estancia en la India y las nuevas relaciones sentimentales que iniciaron Lennon y McCartney (este último con Linda Eastman) comenzaron a abrir las primeras grietas en el seno de la banda.

Lennon y Ono decidieron no separarse en ningún momento, lo que incluía la presencia de la artista japonesa en las sesiones de grabación del nuevo álbum de la banda. John aseguró después que pretendió integrar a Yoko en el círculo de los Beatles pero que el resto de la banda la rechazó de lleno. En cualquier caso, “The Beatles”, también conocido por “White álbum”, contenía en su mayoría temas compuestos durante la estancia del grupo en la India, lejos de las drogas, lo que hace que el sonido se aparte de sus obras inmediatamente anteriores. Se trata de un álbum ecléctico y, aunque sin el brillo y el colorido de un “Revolver” o un “Sgt. Pepper’s”, su estilo es más maduro.

Antes, en marzo, el grupo publicó el single “Lady Madonna”, una insufrible canción de Paul McCartney, cuya creciente seguridad como líder de la banda le hacía capaz de lo mejor y lo peor como compositor.

Las tensiones durante la grabación no se hicieron esperar. Según cuentan, Yoko Ono no se cortaba en dar su opinión sobre lo que se grababa. Paul, según contó él mismo, se sentía intimidado ante la japonesa pero no dudaba en tomar el liderazgo en todo momento. George cada vez estaba más molesto por el férreo control que ejercía McCartney, que incluía el rechazo a muchas de las cosas que aportaba el guitarrista.
El momento más crítico de la grabación se produjo cuando Ringo, tras una nueva discusión con Paul por corregirle su forma de tocar, decidió abandonar el grupo y se marchó dos semanas de vacaciones con su amigo el actor y cómico Peter Sellers. A su vuelta, creyendo que sus compañeros estarían enfadados con él, se encontró en el estudio su batería decorada con flores y un cartel que decía: “Bienvenido”.

A pesar de todo, las tensiones fueron constantes. Por ejemplo, Paul McCartney se empeñó en dedicar nada menos que 44 horas de estudio a “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, uno de los mayores bodrios que ha compuesto en su vida. El resto de la banda terminó tan harta que vetó su intento de que fuera el nuevo single del grupo.

Unos días antes de la publicación de “The Beatles”, doble álbum que incluye nada menos que treinta canciones en las que los cuatro Beatles trabajaron más separados que nunca, se publicaron “Wonderwall music”, el primer álbum en solitario de George Harrison y “Two Virgins”, de John y Yoko, álbum experimental que provocó un gran revuelo debido a que en su portada ambos aparecían desnudos. Paul y George mostraron su disconformidad con la provocadora portada pero Ringo se mostró de acuerdo. Ni que decir tiene que la portada fue censurada.

El nuevo single del grupo se puso a la venta. Ante el disgusto de John, en su cara A incluía la balada de Paul “Hey Jude”. Lennon, que veía que cada vez más a menudo sus temas se veían relegados a la cara B, había puesto muchas expectativas en “Revolution”, un tema en el que mostraba su nuevo ideario revolucionario, influido por Yoko Ono, que apareció finalmente como cara B del single.

Pero no todos los problemas fueron de índole musical. Poco antes de la publicación del álbum, John y Yoko (que estaba embarazada) fueron arrestados por posesión de drogas en una redada en la que se vivieron momentos de tensión. La noche anterior a la publicación de “The Beatles”, Yoko fue ingresada en un hospital donde abortó (según se cree, debido a la tensión del arresto). John permaneció a su lado en todo momento. Pidió una cama supletoria para dormir a su lado y cuando la cama fue requerida para un paciente, John durmió el resto de la noche en el suelo.

“The Beatles” es un álbum excelente que, según George Harrison, Ringo Starr y George Martin, si se le hubieran eliminado varios temas y hubiera sido un solo disco, sería una obra maestra. A Paul, sin embargo, le gusta tal como se editó. Lo cierto es que no es un disco fácil de escuchar a la primera. Cada canción parece de su padre y de su madre, lo que provoca una primera sensación de dispersión que desaparece con más escuchas. Tiene unos pocos temas prescindibles pero muchos magníficos. Un John post-LSD recuperó su vena rockera y la combinó con temas de una enorme sensibilidad, como “Julia” (tema dedicado a su madre) o “Good night”. Paul también abre su campo de maniobra con temas rockeros (en el caso de “Helter SKelter” bordeando el rock duro), sus eternos temas de music-hall y baladas acústicas. Ringo aporta su primer tema compuesto exclusivamente por él y George se marca 4 excelentes temas, entre los que destaca “While my guitar gently weeps” (con Eric Clapton a la guitarra), probablemente el mejor tema del álbum.
Curiosamente, “The Beatles” da buenas pistas de cómo sonarían las carreras en solitario de los cuatro Beatles tras su disolución, lo que demuestra lo separados que trabajaron durante este periodo.

Datos:
“The Beatles” se publicó el 22 de noviembre de 1968 y permaneció en el nº 1 de las listas británicas durante 8 semanas.
Anécdotas:
- John dedicó un buen montón de horas a “Revolution 9”, una obra experimental de casi 10 minutos que reincidía en lo grabado junto a Yoko en “Two Virgins”. Según parece, Harrison le ayudó a la hora de mezclarla sin la participación de Paul quien quiso vetar su inclusión en el álbum. Como venganza, grabó “Why don’t you we do it in the road?” de espaldas a John y George y con la breve participación de Ringo.

- Durante las dos semanas en las que no estuvo Ringo Starr en la banda, los Beatles grabaron dos temas (los dos primeros del álbum) con Paul McCartney a la batería.

- Las últimas sesiones de estudio se hicieron a toda velocidad, ya que se acercaba la fecha tope de entrega del material a EMI. George Martin, John Lennon y Paul McCartney dedicaron las últimas 24 horas (seguidas) a elegir el orden de los temas del álbum.
- Curiosamente, a pesar del liderazgo adquirido por Paul McCartney, "The Beatles" contiene más minutos de música compuesta por Lennon que por McCartney.



martes, 26 de mayo de 2009

The Beatles - Magical Mystery Tour (1967)

En el verano de 1967 los Beatles estuvieron a punto de montar una comuna en una isla griega con sus novias, esposas y colaboradores directos. Al final, este proyecto no se completó y los Beatles se reunieron con el Maharishi Mahesh Yogi, personaje que alcanzó fama mundial dando seminarios de meditación trascendental. El primer interesado en el tema fue George Harrison, quien consiguió convencer a los demás para iniciarse en esta práctica.

Estando en Bangor (Gales) para asistir a una conferencia de "iniciación" del Maharishi, los Beatles recibieron la terrible noticia de la muerte accidental de Brian Epstein a consecuencia de una sobredosis de drogas. Epstein tenía 32 años y había llevado toda la carrera de los Beatles y controlaba todos sus aspectos no musicales. Su pérdida provocó el comienzo de la lenta agonía de los Beatles como grupo.

Tras el impacto incial, Paul McCartney tomó la iniciativa y propuso al resto de la banda el proyecto de "Magical Mystery Tour", una película realizada para televisión que ellos mismos iban a dirigir.

La idea era hacer una parodia de los viajes organizados para lo que el grupo y todo el equipo de la película se montó en un autobús decorado con motivos psicodélicos y viajo por Inglaterra haciendo paradas en diferentes lugares para rodar escenas que iban surgiendo sobre la marcha, sin un guión previo.

La propuesta era tan arriesgada como discretos fueron los resultados. El grueso del rodaje se hizo en septiembre y, en vista del poco entusiasmo de John, George y Ringo, Paul terminó siendo el verdadero director de la película. Esto confirmaba el creciente control que Paul McCartney fue tomando sobre los diferentes proyectos de los Beatles. Tiempo después, John Lennon aseguró que Paul McCartney quiso hacer con el control de los Beatles tras la muerte de Brian Epstein. Puede que fuera cierto, pero también lo es que los otros tres comenzaron a mostrar un progresivo desinterés en la banda a raíz de la muerte de su representante y otros asuntos que fueron surgiendo.

"Magical Mystery Tour" se estrenó en la ABC el 26 de diciembre de 1967 en blanco y negro, a pesar de que la película original (de casi una hora de duración) era en color. La crítica se cebó por primera a los Beatles, despreciando la película. Unos días después, se volvió a emitir, esta vez en color, y poco a poco comenzaron a surgir defensores de la película, convertida hoy en día en un objeto de culto representativo de la psicodelia de los años 60.

Personalmente, no me parece mucho peor que las dos anteriores películas de los Beatles, que en su momento fueron recibidas con entusiasmo por la prensa. El argumento es inexistente y la acumulación de escenas absurdas puede llegar a cansar bastante. Lo único que me hace gracia es una escena en la que Lennon sirve spaghetti con una pala a una señora oronda y poco más.

Otra cosa es la música de la película, que fue recibida con entusiasmo una vez más. Los temas fueron compuestos y grabados a lo largo del largo "Verano del amor" de 1967 e incluyen piezas magníficas como "Your Mother Should Know" (nueva incursión de Paul McCartney en el mundo del music-hall) o el tema que dio título a la película. Sin embargo, los temas más celebrados fueron la balada "The fool on the hill" de McCartney y "I am the walrus", una de las piezas más imaginativas y brillantes de John Lennon. "Magical mystery tour" cierra la etapa psicodélica de la banda y para muchos se encuentra entre lo mejor de la producción de los Beatles.

Las ediciones de EEUU y Gran Bretaña fueron muy distintas. En su país natal, "Magical Mystery tour" se puso a la venta como un doble EP que contenía los 6 temas que aparecían en la película, mientras que en EEUU se añadieron los temas que el grupo había incluido en los diferentes singles que publicó en 1967 para ser editado como un álbum de 11 temas. Esta última versión (que se ve beneficiada por la inclusión de temas como "Strawberry fields forever", "Penny Lane" o "All you need is love") terminó siendo la más vendida también en Gran Bretaña como importación por lo que, con los años, "Magical Mystery Tour" ha terminado siendo considerado por mucho como un álbum más de los Beatles.

Paralelamente a la publicación de "Magical Mystery tour", se editó el nuevo single de los Beatles. Lennon luchó porque la cara A fuera "I am the walrus" pero tuvo que ver cómo fue relegada a la cara B en favor de "Hello goodbye" de Paul McCartney.

Datos:

“Magical Mystery Tour” se puso a la venta como LP en EEUU el 27 de noviembre de 1967 y como doble EP en Gran Bretaña el 8 de diciembre de 1967. En EEUU permaneció en el nº 1 durante 8 semanas, mientras que en Gran Bretaña alcanzó el nº 2 en las listas del EPs y singles, que encabezaba “Hello goodbye”.

Anécdotas:

- Tras la filmación de “Magical Mystery Tour”, John Lennon financió una exposición de Yoko Ono, a quien había conocido un año antes. Aún no habían comenzado su relación sentimental. Por las mismas fechas, McCartney ya andaba tonteando con su futura esposa Linda.

- A finales de año, “Ringo Starr” rodó “Candy”, su segunda película al margen de los Beatles.

- John Lennon escribió la delirante y aparentemente absurda letra de “I am the walrus” como respuesta a los que se empeñaban en buscar los significados más peregrinos a sus canciones.

- Como no podía ser de otra forma, la filmación de una de las composiciones de Paul McCartney con la que se cierra la película (“Your mother should know”) se comió la mayoría del presupuesto de rodaje. Una escena a medio camino entre el humor absurdo y el ridículo absoluto.

- Steven Spielberg es uno de los ilustres nombres que se declara fan de la película.

- El instrumental “Flying” (firmado por toda la banda) se compuso con la idea de filmar una escena en la que, con la ayuda de efectos especiales, el autobús volaría por el cielo. Finalmente, la escena fue descartada.

- Al igual que con “A day in the life”, el tema “Baby you’re a rich man” es una composición de John Lennon a la que se añadió en medio (en este caso el estribillo) una inacabado composición de McCartney.




The Beatles - Sgt. Pepper's lonely heart club band (1967)

“Sgt. Pepper’s lonely hearts club band” está considerado por muchos como el álbum más influyente del rock. El impacto que produjo en su época fue inmediato y alcanzó cotas nunca antes vistas.

Los Beatles se reunieron en noviembre de 1966 tras un largo periodo separados para trabajar en un nuevo álbum. En principio, se empezó a trabajar en un disco con elementos autobiográficos aunque pronto Paul McCartney planteó la idea de que los Beatles interpretaran en el álbum a una banda municipal imaginaria encabezada por un tal Doctor Pepper, que terminó transformándose en el “Sargento Pimienta”. En contra de lo que muchos creen, no se trata de un álbum conceptual pero sí contiene una idea de álbum homogéneo, no se limita a ser una simple colección de canciones dispersas.

El primer tema en el que se trabajó fue “Strawberry fields forever”, una composición de Lennon en la que invirtieron 55 horas de estudio. El resultado fue una obra maestra, tanto en composición y arreglos como en producción. Entre diciembre de 1966 y abril de 1967, los Beatles fueron grabando lentamente este extraordinario álbum en el que se produce una curiosa mezcla entre las composiciones etéreas y psicodélicas de John Lennon (frutos de su abundante consumo de LSD) y el tono colorista y cabaretero de las canciones de McCartney quien, por primera vez, aporta bastante más material que Lennon.

El desarrollo del proyecto era tan lento que la compañía discográfica pidió dos temas para ser publicados en formato single. A regañadientes, George Martin entregó dos de los temas fundamentales del proyecto, “Strawberry fields forever” de Lennon y “Penny Lane”, con música de McCartney y letra de ambos. Fue el segundo single de doble cara A de la historia de los Beatles y probablemente el más famoso de la historia del rock. El impacto fue tan tremendo que las expectativas sobre el nuevo álbum se dispararon.

Se podría escribir un libro a cerca de cada una de las 13 canciones que conforman “Sgt. Pepper’s”. McCartney aportó temas tan brillantes como el que da título al álbum, “Getting better” o varias composiciones con resonancias de music-hall como “When I’m sixty-four”, “Lonely Rita” o “Fixing a hole”. Por su parte, Lennon compuso “Lucy in the sky with diamonds”, “Being for the Benefit of Mr. Kite!” o “Good Morning Good Morning”.

Juntos escribieron dos temas portentosos: la delicada “She’s leaving home” y “A day in the life”, considerada como el punto más alto de calidad del álbum y una de las cumbres creativas de Lennon-McCartney.

Por su parte, George Harrison vio mermada su aportación como compositor al firmar un solo tema, “Within you, without you”, una nueva mirada a la música hindú. Ringo Starr cantó la mejor composición de las firmadas por Lennon-McCartney hasta ahora para él: "With a little help of my friends".

Psicodelia, cabaret, humor, melancolía, ambientes circenses, cintas al revés, ralentizadas o aceleradas, todo tipo de efectos de estudio, arreglos de cuerda y viento, sonidos de animales, un despertador… Todo esto y mucho más se puede escuchar en este extraordinario álbum que marcó un antes y un después en la música pop y rock.

Aún sin publicarse el álbum, el grupo decidió seguir grabando nuevos temas, en su nueva política de grabar de forma más lenta pero constante. Los primeros temas iban destinados a dos proyectos audiovisuales que ya tenían en mente: la película de dibujos animados “Yellow submarine” y la película para televisión “Magical Mystery tour”. El mítico tema “All you need is love”, escrito por John Lennon, fue interpretado en directo como primicia en la primera retrasmisión televisiva vía satélite de la historia y poco después se publicó como single acompañada de “Baby you’re a rich man”.

El extraordinario éxito de los Beatles a mediados de 1967, en pleno “Verano del amor”, gracias al single “Strawberry fields forever”/”Penny Lane”, al álbum “Sgt. Pepper’s lonely heart club band” y al single “All you need is love”/”Baby you’re a rich man” se vio ensombrecido por el revuelo que provocaron unas declaraciones públicas de Paul McCartney en las que admitía haber consumido LSD. En realidad, sólo lo había consumido dos veces, menudencias al lado del atiborramiento lisérgico de John Lennon que, según cuentan, aplacó su violento carácter pero también estuvo a punto de dejarle en un limbo mental de forma permanente.

Datos:

“Sgt. Pepper’s lonely hearts club band” se publicó el 1 de junio de 1967 y se mantuvo en el nº 1 de las listas británicas durante 27 semanas.

Anécdotas:

- A penas tres días después de publicar el álbum, los Beatles asistieron a un concierto de The Jimi Hendrix Experience que comenzó con una versión del tema que da título al álbum, un homenaje que los Beatles apreciaron mucho.

- En contra de lo que muchos creen, el hecho de que las iniciales del título de “Lucy in the sky with diamonds” sean LSD fue pura casualidad. Lennon se inspiró en un dibujo que hizo su hijo Julian. McCartney siempre ha asegurado que efectivamente él vio ese dibujo.

- Para “Being for the Benedit of Mr. Kite!” Lennon se inspiró en un cartel de un circo de finales del siglo XIX.

- “Good morning good morning” fue inspirada por un anuncio de cereales que vio Lennon en televisión.

- La primera idea de “A day in the life” surgió de una noticia en un periódico.

- La portada del álbum es mítica y llevó dos semanas de trabajo. Se han hecho todo tipo de interpretaciones sobre los más mínimos detalles de la fotografía.

- Durante buena parte de los meses en que Los Beatles grabaron este álbum, coincidieron en los estudios Abbey Road con Pink Floyd, que grababan su primer álbum al mismo tiempo. Cuentan que al escucharse unos a otros, ambas bandas se influyeron mutuamente en algunos aspectos de sus respectivos álbumes.

- Al parecer, en aquella época Lennon tenía una habilidad natural para componer melodías con ritmos complejos. Esto se puede apreciar en “Good morning good morning” y sobre todo en “All you need is love” cuya parte principal (el verso) está en el poco usual tiempo 7/4 con dos medidas de 7/4, una de 8/4 y luego regresa a 7/4.




viernes, 22 de mayo de 2009

The Beatles - A Collection of Beatles Oldies (But Goldies!) (1966)

Tras la publicación de "Revolver" en agosto de 1966, los Beatles se tomaron unas largas vacaciones. Por primera vez, cada uno tomó un camino distinto. John Lennon viajó a España para rodar una película al margen de los Beatles, "Cómo gané la guerra" ("How I won the war") dirigida por Richard Lester. Fue, por cierto, la primera vez en la que Lennon apareció públicamente con las gafitas redondas que tan famosas se hicieron después.

Paul McCartney decidió ampliar su afición por la música clásica y compuso la estupenda banda sonora de la película "The family way", con orquestaciones de George Martin y publicada a comienzos de 1967. A pesar de que Lennon y McCartney habían pactado desde el principio que cualquier composición de uno de ellos iría firmada por los dos, Lennon no quiso recibir dinero de este trabajo e insistió en que McCartney lo firmara en solitario.

George Harrison viajó a la India para continuar con su fascinación por la cultura hindú y dar clases de sitar. Mientras tanto, Ringo Starr, sin nada mejor que hacer, viajó hasta España para estar unos días con John en el rodaje de la película de Lester.

En vista del panorama, era evidente que el grupo no iba a tener material nuevo suficiente para un álbum a finales de año. De este modo, se rompía la tradición de editar dos discos por año, por que lo que EMI decidió publicar la primera recopilación de los Beatles, llamada "A Collection of Beatles Oldies (But Goldies!)".

Se trata de un álbum de interés muy limitado para los seguidores del grupo ya que contiene temas grabados entre 1963 y 1966 ya publicados previamente, tanto en formato LP como single. El tema "Bad boy", versión de un tema de Larry Williams, era el único que no se había publicado en Gran Bretaña, ya que sólo había aparecido en la versión estadounidense de "Beatles for sale" (1964). En consecuencia, el disco "sólo" alcanzó el nº 7 en las listas británicas y de hecho, hoy en día, está prácticamente descatalogado. En el momento de su publicación, 10 de diciembre de 1966, los Beatles ya estaban trabajando en su nuevo álbum, el mítico "Sgt Pepper's lonely heart club band", que no vería la luz hasta junio de 1967.

miércoles, 20 de mayo de 2009

The Beatles - Revolver (1966)

"Revolver" es una obra maestra... a pesar de "Yellow submarine". De acuerdo, es una canción simpática, pegadiza, con cierto gancho pero también bastante bobalicona. En cualquier caso, la realidad es que se convirtió en uno de los temas más populares de los Beatles cuando fue publicada como single en agosto de 1966.

Pero retrocedamos unos meses. Tras la publicación de "Rubber soul" en diciembre de 1965, los Beatles se tomaron sus vacaciones más largas desde el comienzo de su carrera: más de tres meses sólo interrumpidos a última hora por alguna entrevista o sesión fotográfica.

Durante ese periodo de tiempo, John Lennon adquirió dos libros que marcarían su ideario y producción de los siguientes años: "La experiencia psicodélica" de Timothy Leary y "El libro tibetano de los muertos". Gracias al primero, según contaba, dirigió sus cada vez más frecuentes viajes lisérgicos hacia su creatividad como compositor, lo que queda ya plenamente patente en varios temas de "Revolver".

Pero 1966 fue también un año lleno de polémicas y tensiones. La primera vino dada por unas declaraciones de John Lennon en las que afirmaba: "Ahora somos más populares que Jesucristo" (*). Cuando se publicaron en Inglaterra pasaron desapercibidas pero al ver la luz en los Estados Unidos, la derecha reaccionaria y cristiana montó en cólera, llegando algunas emisoras de radio a promover hogueras públicas para quemar fotografías y discos de los Beatles. George Harrison declaró por entonces: "Si quieren quemarlos, antes tendrán que comprarlos". El caso es que el asunto se salió de madre y comenzó a extenderse por otros países (Sudáfrica, Holanda, España...) en los que se empezó a prohibir la emisión por radio de canciones de los Beatles. Al final, por insistencia de su representante Brian Epstein, Lennon se vio obligado a puntualizar sus declaraciones. (**)

En verano, el grupo comienza una nueva serie de conciertos que les llevó a Japón, donde la derecha se quejó del lugar elegido para sus conciertos: el Budokkan Hall, reservado a las artes marciales. Llegaron a ser amenazados de muerte por sus conciertos en dicho recinto. Unos días después, en Filipinas, fueron tratados a empujones por la policía militar y semiarrestados varios miembros de su equipo de gira. Cansados tras el concierto, los Beatles fueron levantados a primera hora del día siguiente sin previo aviso para acudir a una recepción con Imelda Marcos. Hartos del trato recibido, Brian Epstein se disculpó y no acudieron a la cita concertada unilateralmente, lo que provocó que fueran "despachados" del país de mala manera, sin seguridad y expuestos a cualquier ataque.

Fue la gota que colmó el vaso. De hecho, Lennon, Harrison y Starr llevaban ya mucho tiempo queriendo dejar los conciertos. En cada lugar a donde acudían se producía algún incidente, polémica o malentendido. No entendían que pudieran resultar tan molestos para algunos sólo por hacer rock'n'roll. Además, los gritos de las fans durante las actuaciones les impedían escucharse a sí mismos y, como consecuencia, cada vez tocaban y cantaban peor. Eran conscientes de que no estaban ofreciendo un buen espectáculo y se veían incapaces de reproducir en directo sus nuevos temas, debido a la complejidad de los mismos y a la dificultad para escucharse. McCartney terminó de convencerse en esta accidentada gira, por lo que, tras una fuerte discusión en la que Harrison amenazó con abandonar el grupo, Brian Epstein aceptó que los Beatles no volvieran a hacer conciertos.

"Revolver", publicado en agosto de 1966, es un álbum atravesado por la influencia de las drogas. Por ejemplo, el uso del cannabis y la influencia de la música india hicieron que los Beatles se empeñaran en composiciones que explotaban un solo acorde lo máximo posible. Eso ya ocurría prácticamente desde "Ticket to ride" y McCartney lo practicó también en el nuevo single del grupo, "Paperback writter", el primer single desde "She loves you" que no llegó al nº 1. El disco sencillo se completaba con la que es considerada como la mejor cara B de un single de los Beatles, la genial "Rain" escrita por John Lennon bajo los efectos de las drogas. Fue, además, el primer tema publicado con un nuevo invento de los Beatles: utilizar cintas al revés como arreglo para sus canciones. Ringo considera además que "Rain" contiene la mejor pista de batería que grabó con los Beatles.
Pero si hay un tema con el que se llevó el uso del LSD mezclado con la idea de un sólo acorde a sus últimas consecuencias fue "Tomorrow never knows". Auténtico portento de la música psicodélica, el tema escrito por John Lennon resulta aún hoy en día moderno y vanguardista, con su letra alucinógena, su saturación de loops y el hipnótico ritmo de batería de Ringo, imitado muchos años después por gente como Chemical Brothers.

"Revolver" también incluye el primer tema plenamente "indio" de George Harrison, "Love you to", dominado por un sitar a ritmo de tabla. Harrison también incluyó las estupendas "Taxman" que abre el disco y "I want to tell you". McCartney firmó con "Good Day Sunshine" el primero de sus temas influido por la música de los años 20 y 30 que le enseñó su padre. "Got to Get You Into My Life" demostró la pasión de McCartney por la música soul al estilo de las Supremes.

La lista de temas brillantes se podría continuar con "I'm only sleeping", en el que Lennon nos cuenta su afición a dormir (tema que también incluye cintas al revés) o la espectacular "Eleonor Rigby". McCartney escribió la música y el comienzo de la letra, que fue completada en una reunión con el resto de la banda. Posteriormente, en la época en la que ya no se soportaban, Lennon se adjudicó el 70% de la desgarradora letra, mientras que McCartney declaró que su participación fue prácticamente nula. Los magníficos arreglos de cuerda fueron cosa del propio McCarteney y, sobre todo, George Martin. Lennon también aportó temas como "And Your Bird Can Sing" y "She Said, She Said".

Y queda "Yellow submarine", escrita por McCartney una noche como una canción infantil que encontró perfecta para el habitual tema cantado por Ringo en cada disco. Se publicó como single después de "Paperback writter", coincidiendo con la salida del álbum "Revolver" y en seguida se hizo tremendamente popular.

"Revolver" supuso un auténtico impacto para la música pop de mediados de los 60, especialmente por lo que suponía de revolucionario al acercarse, siquiera tangencialmente, al movimiento underground que empezaba a florecer en el llamado "Swinging London" dominado por la psicodelia y la cultura del LSD.
Datos:

"Revolver" se publicó el 5 de agosto de 1966 y se mantuvo siete semanas en el nº 1 de las listas británicas.

Anécdotas:

- George Harrison y John Lennon no participan en "For no One", Ringo Starr no lo hace en "Eleanor Rigby" ni Paul McCartney en "She Said, She Said".

- Según Lennon, "She said she said" toma frases casi literales de una conversación con Peter Fonda en la que tanto el actor como George Harrison, Ringo Starr y el propio John Lennon estaban en pleno viaje lisérgico.
- Cuenta McCartney que "Got to Get You Into My Life", considerada durante muchos años como una canción de amor, es en realidad una oda a la marihuana.

- La famosa portada del disco la hizo el artista alemán Klaus Voormann, conocido de los Beatles desde la época de Hamburgo a comienzos de los 60.

- La idea de incluir cintas al revés en "Rain" se le ocurrió a Lennon cuando, de forma accidental y bajo los afectos de la marihuana, puso una cinta al revés en su casa y descubrió un sonido que consideró apropiado para completar la canción.

- Una vez más, la versión de "Revolver" publicada en Estados Unidos tiene menos canciones. En concreto, se eliminaros los tres temas que acababan de ser publicados en una recopilación llamada "Yesterday and today", famosa por incluir en su portada la famosa y polémica fotografía conocida como "la portada del carnicero" que fue censurada a los pocos días de ser publicada.





(*) John: "El cristianismo pasará. Retrocederá y desaparecerá. No hay discusión posible. Estoy en lo cierto y lo demostraré. Ahora somos más populares que Jesucristo. No sé qué desaparecerá antes, si el rock'n'roll o el cristianismo. Jesús estaba muy bien pero sus discípulos eran tontos y ordinarios. Para mí, su estafa lo arruina todo".

(**) John: "Mirad, yo no dije que los Beatles fueran mejores que Dios o Jesucristo. Yo dije "Beatles" porque para mí es más fácil hablar de los Beatles. Pude haber dicho "la televisión" o "el cine", o "los coches" o cualquier cosa popular y no hubiera pasado nada. No estoy en contra de Dios, ni en contra de Cristo, ni en contra de la religión. Yo no dije que nosotros fuéramos más importantes o mejores. Creo en Dios, aunque no como una imagen, no como un viejo en el cielo. Creo que lo que la gente llama Dios es algo que está dentro de todos nosotros. Pienso que lo que dijeron Jesús, Mohama, Buda y todos los demás era verdad. Las traducciones son las que no dicen la verdad.Yo no dije lo que ellos dicen que dije. Siento haberlo dicho, de verdad. Nunca tuve la intención de que pareciera una cosa malvadamente antirreligiosa. Por lo que he leído, o visto, opino que el cristianismo retrocede, que pierde contacto.